La raza british

De origen inglés, estamos ante una raza imponente, de cuerpo musculoso y robusto, pecho ancho, patas y cola cortas, gruesas y redondeadas. Cabeza ancha, redonda y maciza, con unos mofletes muy prominentes. Ojos grandes y redondos. Orejas pequeñas, de base ancha y con la punta ligeramente redondeada. Todas estas características hacen que estemos ante un gato 'rechoncho', pero increíblemente adorable.

 Las hembras son llamativamente más pequeñas que los machos, pesando entre 3,5 y 5,5 kg ellas, entre 4 y 8 kg ellos.

Presentan un pelaje corto (british shorthair) o largo (british longhair o highlander) pero extraordinariamente denso, y muy brillante.

gatospersasvalencia raza british shorthairgatospersasvalencia raza british longhair

Tienen un carácter tranquilo, juguetón y cariñoso y, por raro que parezca, no son nada independientes. Les encanta la vida en familia y te seguirán allá donde vayas.

Se lleva muy bien con los niños y con otros animales, pues no presenta conductas agresivas ni territoriales, por lo que es perfecto para convivir en nuestra casa.

Es un gran cazador (su juego favorito, el acecho y derribo de piezas y juguetes). Y es muy inteligente

En cuanto a sus cuidados son muy sencillos:

- Cepillados frecuentes para eliminar pelo muerto y mantenerlo en óptimas condiciones.

- Revisar y limpiar ojos y orejas, para evitar acumulación de legañas o cera.

- Ejercicio y alimentación adecuada para evitar el sobrepeso.

- Y mantener su cartilla de vacunación y desparasitación al día siguiendo las indicaciones de nuestro veterinario.

Curiosidades

La raza Brittish Shorthair es probablemente la raza de gatos más antigua de Reino Unido.

Se cree que su origen está en los cruces de los gatos autóctonos de las islas con los gatos que transportaron las legiones romanas (para evitar las plagas de roedores) a la antigua Britania.

Con los años fueron adquiriendo ese pelaje corto y denso, para protegerse del frío y la humedad, y que tan bien los caracteriza hoy en día.

No fue hasta el s.XIX cuando esta raza empezó a despertar gran interés entre criadores, y fueron los pioneros en participàr en la primeras Exposiciones felinas de la época.

Más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial, la raza casi llegó a extinguirse, y gracias a la labor de varios criadores que cruzaron al Brittish Shorthair con otras razas de características similares (como los persas y los azules rusos) se consiguió revitalizar la raza, dotándola de las características físicas, colores y estructura ósea con los que los conocemos hoy en día.

En cuanto a la raza British Longhair o Highlander, es el resultado del cruce entre los British Shorthair y los Persas, estos últimos responsables de su largo pelaje.

Estos cruces se realizaron para preservar la genética de los british de pelo corto (la Segunda Guerra Mundial lo hizo desaparecer casi por completo) y, en un principio, la aparición de algunos ejemplares de pelo largo era considerada como una tara de la raza y se excluía de la cría (eran castrados y entregados como animales de compañía). De hecho, aún hoy en día, algunos criadores siguen sin reconocer oficialmente la raza british de pelo largo.

El gen de pelo largo, heredado de sus ascendientes los persas, se transmite de forma recesiva, es decir, queda oculto en el fondo genético de la raza, lo que hace que no siempre nazcan ejemplares de pelo largo o, por el contrario, de cruces de ejemplares de pelo corto nazcan ejemplares de pelo largo.